jueves, 30 de octubre de 2008

Vida y muerte en Pamplona

Estudié y trabajé muchos años en la Universidad de Navarra. Allí aprendí algunas de las mejores lecciones de mi vida y conocí a profesores y compañeros formidables. Allí tengo grandes amigos. Por eso vuelvo a menudo. De hecho, iré a dar una clase dentro de un mes, ahora con muchas más ganas de las que ya tenía, para hablar a los alumnos de Periodismo de algunas pequeñas historias en las que late la vida. Lo mejor de la vida.

Los tristes sicarios de la muerte no tienen ni idea de todo esto. No pueden entender nada. Tienen el cerebro podrido de odio y mentiras. Nunca comprenderán los motivos por los que la Universidad se recuperará del golpe y seguirá trabajando, como lo ha hecho tras los seis atentados que ha sufrido. Pronto pasaremos de nuevo por ese aparcamiento en el que han puesto la bomba, por el que hemos pasado mil veces y por el que pasan cientos de estudiantes y profesores todos los días, y seguiremos trabajando por lo mejor de la vida.

(La imagen es de John Rhodes | Alberto de las Fuentes para El Mundo).

* * *

Es un día muy triste. Nos encontramos y nos hacemos compañía en los blogs: Eresfea, J., Paco, Ramón, Pacotto, Luisgui, Allendegui, Sintomático, Eric...

49 comentarios:

Silvia dijo...

Me entristece un acto así, es un desprecio a la vida, a la cultura y a lugares donde se genera conocimiento. Lo único bueno es que no ha habido víctimas...

Ander Izagirre dijo...

Gracias, Silvia. No ha habido muertos pero sí víctimas: parece que 15 o 17 heridos leves, según dicen los medios a estas horas. Y toda la gente que no ha sufrido daños físicos pero ha tenido que salir corriendo con un susto de muerte, y todos los familiares preocupados, y toda la angustia y el miedo... Por encima de la rabia y el asco inicial, ahora me entra una tristeza densa, pegajosa.

aran dijo...

mi amigo coco rodrich estaba en el edificio central...es peruano y esta flipado, claro...anda escribiendo algo para su tierra, mientras se le quita el susto del cuerpo....

Antonio M. dijo...

Yo viví la explosión de hace seis años, pero juraría que era Navidad, porque cuando desalojamos el edificio había un grupo de gente cantando villancicos y esa estampa no se me olvidará jamás.

Lo más repugnante es dónde han colocado el coche. A esa hora podrían haber perpetrado una masacre.

David Álvarez dijo...

También me he encontrado con vosotros, pero sin tiempo de escribir. Así que me quedo con lo vuestro.

J. dijo...

Ganarán los buenos.

iturri dijo...

Vergonzoso.

desaparecido dijo...

Qué decir Ander, qué decir...

alvarhillo dijo...

He pensado en ti cuando he oido la noticia. Es indignante.

LUISGUI dijo...

NO PODRÁN CON NOSOTROS NUNCA

Nahum dijo...

Al oir la explosión y ver tanto cristal roto (los despachos de nuestra querida Maite, por ejemplo, conocida por todos) he sentido miedo.

Y luego me ha entrado una mezcla de pena, tristeza e indignación...

Pero la mejor lección es volver a la normalidad cuanto antes, para hacer lo que mejor sabemos.

Dani dijo...

Gracias por compartir la misma rabia, asco e impotencia. Para los que hemos vivido la Uni esto es una locura que toca nuestros corazoncitos, una parte de nuestra vida.
Un abrazo

los amarillos dijo...

Yo me he acordado de Antonio. Me ha alegrado saber que está bien.
Este atentado no hace más que corroborar que su desesperación va a la par que su estupidez mental.
Un abrazo muy fuerte para la Universidad (ésta y todas) y para Pamplona.

June Fernández dijo...

Me parece muy acertado eso de tristeza densa y pegajosa para describir lo que sentimos. No sé qué más decir. Lo siento mucho por todas las personas a las que les ha pillado cerca, aunque no deja de ser para el resto también un kilo más de peso en esa mochila de impotencia y rabia contenida que llevamos a cuestas desde hace demasiado tiempo.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Quiero mandar toneladas de apoyo para quienes llevan ya 50 años trabajando y estudiando en ese centro.

Eileen dijo...

En América del Sur, en Uruguay, estamos consternados por este atentando. Cuesta no estar alli para acompañar a los amigos. Un abrazo.

entrenomadas dijo...

No sé qué decir.
Salvo que espero que todo esto termine pronto de una vez, porque es ya insoportable como bien dice June.


Un abrazo,

Marta

pelopatrás dijo...

Como dice Paco, venceremos.
Un abrazo

Erri-Berri dijo...

"Por eso sigo volviendo".

No puede explicarse mejor.

EJG dijo...

Hola, Ander:
Yo también lamento mucho lo ocurrido y me sumo a tu indignación y tristeza. Nadie, absolutamente nadie, tiene derecho a imponer sus ideas, sean las que sean, a través de la violencia. Abrazo.

Anónimo dijo...

Gracias a todos los que habéis llamado. Y gracias, Ander, Paco, Luisgui, Pacotto... por encontrar las palabras. Yo no consigo olvidar los alumnos llorosos preguntándome qué hacer.
Un abrazo,
Bea

Escéptico dijo...

Yo creo que vencimos hace tiempo, lo que pasa es que los derrotados no se acaban de enterar.

Allendegui dijo...

Estoy más cerca que nunca de la Universidad pese a la distancia. El terror nunca podrá contra la libertad.

Miguel&Lorena dijo...

Es en estas ocasiones cuando siento verdadera vergüenza por el lugar del que procedo. Estoy seguro que además de ser un acto de violencia tremenda, es una muy mala propaganda para nuestra imagen. Y esa imagen cuesta trabajo diseminarla.
Un abrazo Ander.

ANDER LEITZA dijo...

La lucha revolucionaria utiliza métodos éticos en su dificil camino. el coche bomba es el instrumento de los bellacos. Dicho esto me veo en la obligacion de decir que la universidad de Navarra no trabaja para lo mejor de la vida, todo lo contrario: trabaja dia a dia por renovar el reino de muerte del opus dei, la ignorancia mas sangrante; el daño de esta secta no es comparable al de los asquerosos terroristas,es infinitamente mayor, el opus dei destroza vidas apelando a la mas miserable mentira.

Ander Izagirre dijo...

Mesedez: nahikoa da Ander Leitza horren hitzak irakurtzea, ez dago inolako beharrik erantzuteko.

Lo mejor que se puede hacer con alguien así es dejarle hablar. Queda todo tan a la vista que no hace falta responder nada. Por favor.

Sergio dijo...

No ha habido muertos... podía haber sido peor... Triste consuelo, no nos acostumbremos.

el jukebox dijo...

¿Cien kilos de explosivos en el parking de un campus universitario? ¡la virgen, qué cutre!

ander leitza dijo...

Condeno totalmente esta salvajada. Mi comentario hacia referencia a la imagen falsa que trasmitias de la universidad de Navarra: "seguiremos trabajando por lo mejor de la vida".
Mi critica no tiene nada que ver con el atentado. ¿No esta la universidad controlada por el OPUS? ¿ No es el OPUS una entidad deleznable? ¿ tanto o más que la ETA?

Anónimo dijo...

¿Cuándo se darán cuenta? ¿Qué tiene que ver la política con esto? La única reacción que ha provocado en todos es que nos lanzáramos a los teléfonos y teclados para comprobar que nuestros seres queridos estaban bien.

Esto la maldad por la maldad, vileza y ruindad, sin ningún tipo de trasfondo.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Pues yo creo que sí hay que comentar la entrada de Ander Leitza.

Y voy a pegar aquí lo que tú, Ander Izagirre, escribias en una entrada de mi blog, en ésta:
http://elblocdenotas.blogspot.com/2008/06/el-lehendakari-reaccion-ante-el.html


Decías: "Es una práctica habitual y penosa.
Consiste en aprovechar el foco de luz pública que se ha encendido sobre una víctima para situarse en esa luz y criticar un momentito a esa víctima".
Entonces estuve muy de acuerdo contigo y hoy vuelvo a confirmarlo y a estar de acuerdo.

cmarti dijo...

Ander Leitza, sólo una pregunta: ¿Has estudiado en la Universidad de Navarra?

Aultranca dijo...

Hoy debemos llorar lo que no ha sucedido pero hubiera podido... Pero mañana seguiremos con el problema de siempre y viviendo cada cual sentadito en sus en extremos. En momentos como este no puedo olvidar la hija de Ernest Lluch pidiendo diálogo social el sábado después de su muerte en la manifestación ante un millón de catalanes en Barcelona. No a todo, menos al diálogo.

derribandomuros dijo...

No hay explicación ni sentido. Continuan queriendo meternos miedo y matarnos. Me asquea que lo hagan en mi nom bre y en de miles de vascos y vascas que repudiamos el hecho de que esta gentuza sean vecinos nuestros
saludos
derribandomuros

Paco Sánchez dijo...

Abrazo, Ander, y no te preocupes.

Ander Izagirre dijo...

Gracias, Lucía. Gracias, Paco. Y gracias a todos.

TP dijo...

Estaba allí, cargando maletas en el coche frente al Blanca de Navarra. Un profe de derecho, Pablo Sánchez-Ostiz, ha dicho: contra la verdad y la libertad no se gana jamás. Así es. Nosotros, a lo nuestro: callar, trabajar, rezar y perdonar, como dijo cien veces el fundador de la Universidad, nuestra universidad.

Francis dijo...

Me alegro mucho de que te dediques al periodismo, Ander. Por muchas razones.

mr. shy dijo...

Un abrazo desde lejos, Ander, pero recordando de muy cerca.

Abrazo de verdad.

Nahum dijo...

Aultranca: ¿cómo sería al diálogo con el malnacido que ha querido asesinar con un coche-bomba a 30 metros de donde hay un aula, a 10 metros de un despacho? ¿Qué demonios hay que dialogar con un tipo así? ¿Cómo sería ese diálogo? Y si no nos entendemos con ese diálogo, ¿cuáles son las consecuencias para los dialogantes? Es evidente que para el que lleva la pistola las consecuencias si el diálogo no va por el camino que quiere son muy diferentes que para mí, que dialogo sin pistolas...

Me siguen sorprendiendo los biempensantes que creen que hay algo que dialogar con un asesino... Incluos he de reconocer que me tienen un pelín harto. No sé, me asombro: como mucho preguntarle dónde tienen las armas o dónde va a explotar el coche bomba (ese diálogo, antes de que la exploten, claro). Pero, ¿qué más hay que dialogar? ¿Qué más?

De veras que no lo entiendo.

Y lo siento, Ander. Supongo que como espacio de diálogo, me veo en la obligación de entrar...

Ander Izagirre dijo...

Nahum, ésta es tu casa. Y estoy completamente de acuerdo contigo.

Donostierra dijo...

Los que han puesto el coche bomba en el Parking de la Universidad ¿han pensado que quizas estuviera alli cerca algun ser querido de ellos? o se han asegurado de hacer las llamadas oportunas para que no estuvieran....?

La violencia no lleva a ningun sitio.

Liège dijo...

Gracias a Dios, no hubo consecuencias más graves. Y en esos momentos uno se da cuenta de que, aunque los actos de personas malas llamen más la atención, la gente que se importa por la vida es más fuerte y más numerosa.

pol dijo...

También es mi universidad. Pero bueno, ya está.
Gracias a todos los que han escrito, a los que se han interesado...
Aunque no conozcas a muchos, sientes esa compañía... Y reconforta.
Volvemos a la normalidad, que es lo importante.

Asier Barandiaran dijo...

Esandakoa, Ander. Arrazoi duzula. Ohoretzat hartzen dut zure blogean nire "tantatxo" hau gehitzea. Guk geureari: bizitzaren alde ederren eta argitsuenari.
Besarkadak,

seo dijo...

hard to believe....

Ander Izagirre dijo...

Mila esker denoi, thank you, gracias.

Mei-bi dijo...

Las bombas son la expresión más cruel de la violencia ejercida por ETA sobre nuestras sociedad, pero el daño no se refleja en el número de víctimas de ese día. El daño es mucho más profundo. Lo sufrimos aquellos que vivimos en una sociedad enferma incapaz de ver lo absurdo de muchos comportamientos nacidos desde el miedo. Son bendas muy arraigadas difíciles de quitar. Detrás de una bomba esta el pequeño comerciante obligado a cerrar un día de huelga, el concejal obligado a ir con escolta a su puesto de jardinero, o mi hija, que aprendera como yo, que el rojo y el amarillo nunca se deben mezclar en público, o a no quejarse cuando empapelan nuestro pueblo con fotos horrorosas de penes atados con cuerdas y caras hinchadas después de una paliza.

Pero tengo esperanza, de que las bombas sean menos bombas cada día. Porque espacios como este, en el que puedo expresar mi tristeza y solidaridad son un inmenso paso adelante. Sentir el calor de la gente es importante.

Esto sí que les hace daño.

Pablo Berraondo dijo...

SI se creen que con la violencia van a llegar a algo están muy equivocados...a nosotros no ns van a callar.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.