jueves, 25 de septiembre de 2008

Jaizkibel en una tabla excel

La semana pasada hice cuatro escapadas en cinco días. El miércoles, paseo por el valle de Ollo:



(Más fotos de Ollo)


El jueves, paseo por Las Bardenas:



(Más fotos de Las Bardenas)

El sábado, jornada de trabajo a bordo de un velero, por los acantilados de La Galea, Sopelana, Plentzia (sí, sí, de trabajo):


El domingo, paseo por el valle del Baztán:



(Más fotos del Baztán y el Bidasoa)

La mayoría de los habitantes del mundo tendría que recorrer cientos o miles de kilómetros para encadenar paisajes tan variados como estos cuatro. Nosotros podemos visitarlos uno tras otro, en días consecutivos, incluso durmiendo todas las noches en casa. Es un privilegio en el que pocas veces reparamos. Y no nos corresponde ningún mérito. No hemos hecho nada para merecerlo.

Sí que se nos puede juzgar por una cosa: cómo cuidamos o descuidamos este pedazo de tierra que nos ha tocado. Y debemos reconocer que somos bastante buenos destrozándolo. Nuestros ríos fueron cloacas tóxicas durante décadas, convertimos las riberas en almacenes industriales, esquilmamos el mar, arrancamos los bosques para sustituirlos por extensiones de pinos insignis y eucaliptos... Eso sí: ganamos mucha pasta.

Ahora le toca al litoral de Jaizkibel, el tramo más salvaje y solitario de toda la costa vasca: acantilados de vértigo, valles profundos, calas recoletas, laberintos rocosos, rasas litorales, esculturas de arenisca erosionada... Es un paraíso tan cercano como ignorado. Y claro: ojos que no ven, excavadora que no siente. Dentro de un par de años habrán destruido buena parte de esa costa para construir un superpuerto que sustituya o complemente al puerto de la bahía de Pasajes.

Las autoridades impulsoras del proyecto miden la realidad en euros y por tanto el asunto está clarísimo: en un platillo de la balanza hay desarrollo económico (es decir: pasta, mucha pasta) y en el otro platillo sólo hay espacios como el de la siguiente foto, cuyo valor en una tabla excel es evidentemente cero.

25 comentarios:

Jonathan dijo...

Hola Ander, y no sólo se van a cargar Jaizquibel por ese lado, por la parte de Lezo también, ya van a empezar a "urbanizar" la zona de Torregil, (la zona verde entre el pueblo y la zona industrial), primer paso, luego van los tuneles al SuperPuerto y la nueva N-I.

Después, el resto, todo lo que ocupa el actual puerto irá para Ganchurizqueta, así aquello se podrá "rehabilitar" con puertos deportivos, hoteles y casitas de lujo...

Aquí te dejo un enlace a uno de mis blogs de cabecera con unas fotos impresionantes:

Escapadas

Un saludo

LUISGUI dijo...

Jaizkibel en bicicleta es impagable en carretera y por el monte. Para mí cada verano es una cita ineludible en los días que paso con mis aitas en Onyarbi. Y lo que más me gusta es perderme por esas calas, sobre todo los días de mal tiempo para escuchar lo que nos dice el mar.

Si van a urbanizar todo aquello son unos criminales.

Ander Izagirre dijo...

Luisgui, la costa de Jaizkibel es muy larga y por suerte aún quedarán muchas zonas bonitas a salvo (hasta que necesiten ganar más pasta, supongo). Pero el destrozo que van a hacer en los acantilados cercanos a Pasajes (y en toda la zona interior que dice Jonathan) va a ser de categoría. Dan ganas de llorar.

Jonathan, aspaldiko. Me he quedado impresionado con el blog que citas. Menudo palizón se metieron y qué fotos tan bonitas han colgado. Animo a todos a que echéis un ojo a esas fotos, para haceros una idea de lo que tenemos en el litoral de Jaizkibel. De verdad, es impresionante.

eresfea dijo...

Sólo diré que planean el súper puerto en el hábitat perfecto de los ¡percebes!

Thunder dijo...

Me identifico más con el hermano pequeño de Jaizquíbel, osea, con Ulía-Mendiola. Me horrorizaría ver semejante mamotreto en la cala Murguita o frente al Faro de la Plata tras tantísimos paseos o corricaldis escuchando (como dice Luisgui) lo que nos dice el mar. ¿Qué necesidad hay de "progresar" tanto? ¿Es que no se puede vivir sin progresar? ¿No deberíamos ponernos una muga?

Ander Izagirre dijo...

Si hay que morderle un cacho al paisaje por un evidente bien común, es muy razonable que se haga. No soy un ingenuo: voy a Pamplona por la autovía del Leizarán y disfruto de muchas otras comodidades gracias a que destruyeron partes de nuestro entorno. Es fácil caer en contradicciones o poner el límite justo donde nos interesa.

Pero en el caso del superpuerto exterior (teniendo el puerto de Bilbao a cien kilómetros) no estoy nada convencido de que sea una obra necesaria para asegurar las condiciones de vida básicas de nuestra sociedad y no un negocio multimillonario para unos cuantos.

¡Y encima lo de los percebes!

Alber dijo...

Ander,

Nadie quiere a Jaizkibel más que yo. Es mi monte, he crecido a su sombra y lo veo cada día. Y lo veo cada día porque vivo junto a él. Vivir junto a Jaizkibel significa, además, vivir junto a miles de toneladas de chatarra, cientos de camiones y maquinaria pesada e infinidad de cosas y circunstancias que ayudan bien poco a mejorar la calidad de vida de los que aquí echamos las horas. No es difícil, por ejemplo, que, si vas caminando desde Lezo hasta Pasai Donibane y, una vez allí, te suenas la nariz, lo que veas en el pañuelo sea herrumbre pura. Y esa es la parte que no ha logrado alcanzar tus pulmones.

Por otro lado, podemos hablar del lugar en el que se proyecta instalar el puerto exterior. Se llama Arrokaundieta y es literalmente estremecedor. Si Jaizkibel es increíble desde cualquier punto de vista, Arrokaundieta es deslumbrante. A mi juicio, es uno de los parajes más bellos de toda Euskal Herria. Y no creo exagerar.

Pero, ahora, pongo todo en la balanza y hago mi análisis personal. No pretendo que nadie esté de acuerdo conmigo, pero sí que entienda que la calidad de vida de las personas que vivimos en la bahía de Pasaia va a mejorar ostensiblemente con el puerto exterior. El simple hecho de no volver a ver jamás una sola tonelada de chatarra (y de no respirar su polvo), ya es un salto como del blanco al negro.

En cuanto a la tabla de excel, pues tengo que decir que sí, que me alegro de que los políticos piensen en el desarrollo económico de mi comarca. Aquí mucha gente come del puerto y yo quiero que siga siendo así. Son puestos de trabajo y es riqueza y, sin duda, quiero eso para mi comarca. ¿Por qué no iba a desearlo?

A mí el puerto de Bilbao a cien kilómetros no me soluciona nada. Porque está a cien kilómetros. Yo quiero prosperidad primero en mi casa, y luego en la de los demás. Como todo hijo de vecino, vamos.

En fin, eso más o menos.

LUISGUI dijo...

Sería mejor que no lo hicieran, pero me parece que el mal está ya requetehecho. Qué pasó con la incineradora? y el superclector que salía justo detrás del faro de higuer y desemboca a no sé cuántas millas donde van a parar toda la mierda de Txingudi? y las villas que están construyendo al lado del puerto de Onyarbi en la falta de la montaña.

Aquí todo el mundo se pasa la ley de costas y el medio ambiente por el forro. Y Jaizkibel es un terreno arrasado desde hace más de 20 años. Todavía me acuerdo cuando se estrelló el hidroavión que fue a apagar el penúltimo incendio.

Es una vergüenza la clase política que tenemos. Naturalistas, verdes? Mentira cochina, ESPECULADORES

Ander Izagirre dijo...

Alber, tus razones muestran eso que yo llamaba un evidente bien común. Es difícil decir nada en contra de tus argumentos, los entiendo bien (además, vivo en Lezo desde hace medio año).

Como parece que para prosperar no queda otro remedio que destruir, quizá tendríamos que replantearnos muy a fondo en qué cosas basamos nuestro bienestar, cómo organizamos nuestras vidas. Siento ser tan genérico, pero diría que nuestra manera de vivir exige una expansión constante, una depredación cada vez más acelerada, una tendencia que tiene toda la pinta de resultar bastante autodestructiva. Parece muy difícil cambiar esa tendencia, porque no estamos dispuestos a ceder ni un centímetro de nuestras comodidades. No al menos hasta que la mierda nos llegue al gaznate. Ahora le toca a Arrokaundieta, dentro de diez años...

Te agradezco tu comentario y me alegro mucho por tu visita. Tenía fichado tu blog y te leía siempre a través del Libro de Notas. ¿No lo vas a resucitar?

(Una recomendación para los lectores del blog: tenéis los poemas, los relatos y las novelas de Alber a sólo un clic).

Sergio dijo...

Un gran sacrificio de todos tiene que reportar un gran beneficio para todos (por lo menos).

Jonathan dijo...

Pués yo no sé si de verdad es necesario todo lo que van a hacer. Llevan tanto tiempo gastando cientos de millones de nuestro bolsillo en obras innecesarias...

Cientos de accidentes con docenas de muertos durante años en Ganchurizketa y miles de horas perdidas en atascos. Se han gastado o se van a gastar al menos un centenar de millones de euros en desdoblar la N-I... cuando se podía haber evitado todo eso sin gastar ni un euro, con algo tan simple como no haber ampliado el peaje de la Autovia 40 años más.

Un saludo

Ander Izagirre dijo...

"Un gran sacrificio de todos tiene que reportar un gran beneficio para todos". Esa frase merece mármol, Sergio. Tienes toda la razón.

Pero hay un problema: me temo que la destrucción de Jaizkibel no es un "gran sacrificio de todos". ¿Cuánta gente conoce y aprecia ese litoral?

Ahí está la clave del asunto. Y aquí entra la tabla de excel (respondo a Alber sobre esta cuestión). Los políticos deben tener en cuenta la riqueza que crean los proyectos en la comarca: de acuerdo. Sólo digo que deben valorar lo que se pierde a cambio. Y me temo que para ellos el valor de Jaizkibel es cero o muy cercano a cero. Sólo es un escollo, un espacio natural más o menos protegido, una complicación.

Vamos a poner Jaizkibel en la tabla excel. ¿Cuánto vale? Para mí, muchísimo. Uno de los motivos por los que yo no podría vivir en Madrid es que allí no puedo apagar el ordenador a media tarde cuando ya me he hartado de trabajar y escaparme a dar un paseo por las laderas oceánicas de Ulía (como hacía cuando vivía en Gros) o por las de Jaizkibel (lo hago ahora en Lezo). Aprecio mucho esta posibilidad. Para mí eso es CALIDAD DE VIDA. Apago el ordenador, me pongo las botas, salgo de mi casa andando, doy una vuelta preciosa de dos horas y vuelvo a casa por mi propio pie, cansado y feliz. No tengo que arrancar ni la vespa. Una gozada. La destrucción del litoral me haría perder calidad de vida.

Pero, repito, ¿cuánta gente va a dar un paseo por la hondonada de Grankanto, por las laderas de Mitxitxola, por Azabaratza? ¿Cuántos conocen las ruinas de Londres y Buenos Aires? Muy pocos. Y claro: ojos que no ven, excavadora que no siente.

Si la sociedad no aprecia ese litoral, no habrá demasiada oposición al proyecto. Y a mí me tocará fastidiarme cuando lo hagan. Entiendo que el superpuerto exterior proporciona beneficios. Pero también supone pérdidas muy graves en aspectos de la vida que no pueden medirse en euros.

Me encantaría que la gente se animara a pasear un poco por el sendero litoral de Jaizkibel (ojo, que hay unos repechos tremendos) y que apreciara lo que tenemos ahí.

Y termino repitiendo la recomendación: visitad el blog que menciona Jonathan en el primer comentario de esta serie.

Alber dijo...

"Un gran sacrificio de todos tiene que reportar un gran beneficio para todos". Yo también firmo eso.

Y, por eso, pongo una sola condición para estar de acuerdo con el puerto exterior: que su existencia traiga, de inmediato, la regeneración total del puerto interior.

Porque aquí parece que vivimos en un vergel. Que el puerto interior es algo espléndido que debería aparecer en todas las guías turísticas de Euskal Herria. Y no. El puerto interior es una auténtica mierda de extremo a extremo. Desde la Herrera hasta la Campsa.

A mí me hace mucha gracia escuchar a mucha gente despotricando contra el puerto exterior pero sin añadir una sola palabra respecto al puerto interior. ¿Acaso nos parece bien esto que tenemos ahora? Pues debemos habitar realidades paralelas, porque nadie en su sano juicio quiere vivir entre toneladas de chatarra y pabellones industriales abandonados.

Las gentes vivimos en la ladera sur de Jaizkibel. Decenas de miles de personas vivimos ahí. En la ladera norte no vive nadie. Es chulísima y se dan unos paseos fenomenales, pero no vive nadie. Por eso, a mí no me importa nada que lo que me molesta (porque lo sufro a diario) lo lleven a un lugar donde no vive nadie. Y, de paso, que conviertan en habitable el lugar donde yo paso mis días.

Me gustaría recordar aquí que las personas que vivimos en torno a la bahía de Pasaia llevamos interviniendo sobre ella desde hace quinientos años. Digo "interviniendo", pero si queréis, puedo decir "destruyendo". A mí me da igual un término que otro. Mi casa, en Rentería, sin ir más lejos, está construida sobre un terreno ganado al mar: era una marisma. Como todo el centro urbano de Rentería, dicho sea de paso. Un buen día se decidió que aquello había que llenarlo de tierra y así se hizo. En Pasai Antxo, otro tanto. En mapas no demasiado antiguos se puede observar una lengua de agua (un humedal, en suma) que hoy ya no existe porque lo rellenaron de tierra para construir casas. Por la mitad de eso, los ecologistas pondrían hoy el grito en el cielo.

Quiero decir que a la bahía de Pasaia la llevamos machacando durante cinco siglos, y sobre eso no veo que nadie se queje. Bien, pues yo sí. Me quejo, porque ya vale. Porque yo vivo en la bahía de Pasaia y pienso seguir viviendo aquí y estoy harto de vivir entre mierda y de que todos vivamos entre mierda.

Por cierto, yo sí conozco las ruinas del Buenos Aires. El Londres no sé dónde está, fíjate... Ah, y le pago una birra al que me diga el nombre y me cuente dos frases de la historia de la edificación que, precisamente, está sobre el acantilado en el que se pretende que vaya situado el puerto exterior.

Ander Izagirre dijo...

Sí, Alber, los alrededores de la bahía de Pasajes son una mierda. Por la chatarra, por los almacenes, y también por el ahogo de la carretera, la autopista, las vías de tren, los polígonos, el vertedero...

De acuerdo con que lo prioritario es mejorar las condiciones de vida de toda la gente que vive en la zona. Si regeneran de verdad la bahía, se convertirá en un lugar precioso. Donde ahora están los almacenes y las grúas, me imagino los paseítos junto a la orilla, el bidegorri, los parques, las terrazas, los restaurantes, las villas y los hoteles. Igual hasta nos traen un pequeño Guggenheim, como el de Urdaibai. Estupendo: un gran espacio ganado.

Pero también me importan los lugares donde no vive nadie, porque también de ellos depende la calidad de vida (por lo menos la mía y la de un puñado de paseantes, que ya sé que no somos demasiados). Y ahí chocamos con esa tendencia que ya no tiene que ver con la regeneración del puerto interior: quieren hacer el puerto más grande posible, con los diques más largos, con la posibilidad de ampliar el negocio de las mercancías a los derivados del petróleo, con superpetroleros, con cruceros de turistas... Muchos puntos extra en la tabla excel, en perjuicio de la opción de preservar un espacio natural valiosísimo pero que al parecer no suma puntos.

PD: La birra te la pago yo para que me expliques la historia de esa edificación. No tengo a mano el mapa detallado de Jaizkibel, pero así a botepronto sólo se me ocurre el fuerte de Lord John, que creo que data de alguna guerra carlista, aunque está algo alejado de los acantilados... Seguro que Jonathan me puede echar una mano. Y si he fallado, te pago con la explicación de las ruinas de Londres: están en la ladera de Mitxitxola, camufladas entre árboles, a dos pasos de la cantina (ese bar que está junto a la carretera de Jaizkibel, en el descansillo de la subida, y que tiene un campo de paintball).

Jonathan dijo...

El fuerte de Lord John (artículo pendiente para algun día) está a varios km. de distancia, de hecho lo construyeron en las Carlistadas para proteger la retarguardia del Fuerte de Sta. Isabel(este es uno de la media docena que estoy escribiendo)

El deterioro de la bahía de Pasajes y los puertos sitos en ella, como el de Rentería, fue provocado adrede por San Sebastián, para eliminar la competencia.

La ubicación exacta del puerto no la tengo clara por que la han ido desplazando pero lo que si tengo claro es que la mayor destrucción de Jaizquibel se hará por el otro lado, en Lezo - Ganchurizqueta.

Sobre los nombres de algunos caserios, que incluso se repiten en varios pueblos, como Londres, Cavite, Buenos Aires, etc, (aparte de ser ciudades) me suenan a batallas navales... 1381, 1647 y 1808 respectivamente.

Alber dijo...

Sí, me refería al Fuerte de Lord John. Se levantó dos veces: una en la I Guerra Carlista por las tropas británicas del tal Lord John y luego, de nuevo, en la II Guerra Carlista. Su función era la de salvaguardar el puerto de Pasajes, como es obvio por su ubicación. Que, por cierto, es esta. No sé si esto es "algo alejado de los acantilados" o "a kilómetros de distancia". Juzgad vosotros mismos. Y birra para todos.

Alber dijo...

Por cierto, Jonathan, tu teoría de que "el deterioro de la bahía de Pasajes y los puertos sitos en ella, como el de Rentería, fue provocado adrede por San Sebastián, para eliminar la competencia" me parece completamente descabellada. Los oarsoaldearras, desde tiempos inmemoriales, nos hemos bastado y nos hemos sobrado para jodernos la vida solos y sin necesidad de que vinieran a echarnos una mano los de la capital.

Ander Izagirre dijo...

Alber, no me cuadra la ubicación que marca ese mapa para el fuerte de Lord John, ahí al borde del acantilado.

Que yo sepa, el fuerte de Lord John está aquí.

Bueno, en realidad está unos cuantos metros a la izquierda de donde he conseguido clavar la banderita (es que soy un poco torpe con estas cosas). Con el zoom se pueden apreciar los restos del fuerte, a la izquierda de los caseríos. Si no estoy equivocado, ese emplazamiento queda a casi un kilómetro del acantilado (¿en marea alta o en marea baja?).

Ander Izagirre dijo...

Si no me equivoco, lo que marca tu mapa es el semáforo de Talaia, que ése sí que está justo sobre los acantilados.

(Entre las maravillas de la bahía nos hemos olvidado de la central térmica de Meipi).

Jonathan dijo...

La ruinas del fuerte de Lord Lord John Hay está justo encima del de Sta. Isabel, hay una albergue y merendero al lado. Creo que la última ubicación para el puerto estaría a la altura del 3º torreón.

Lo de S.S. con Pasajes sería largo de contar, baste señalar la ley que sacaron prohibiendo sacar el lastre que arrojaban los barcos y como evitaron que se reconstruyese Renteria en el alto de Basanoaga (Capuchinos)

Alber dijo...

Tenéis toda la razón los dos. El fuerte de Lord John está donde vosotros decís. No sé en qué estaba pensando yo. Siento el error. Ya lo he corregido en Tagzania.

Ander, eso que tú llamas caseríos es, como dice, Jonathan, un albergue. Renovado no hace mucho, además.

No sé cuánto habrá hasta el mar (quizás un kilómetro, sí) pero lo que sí es seguro es que no es camino llano: hay una gran desnivel que, me parece a mí, es muy complicado salvar a pie.

Ander Izagirre dijo...

Queda inaugurada la asociación cartográfica Lord John. Birra para todos.

eresfea dijo...

No sabéis cuánto he disfrutado leyendo argumentos de un lado y de otro. De verdad, es un gusto leer verdaderos intercambios de opiniones con sentido común y ganas de comprender y hacerse comprender. Gracias.

P.D.: ¡Ander, Alber y Jonathan lehendakaris! Un triunvirato...

Jonathan dijo...

Vuelvo a las anadadas... aunque parece que el tema ha quedado ya olvidado, pero por si alguno se anima a leerlo en un futuro y le interesa.

El ayto. de Lezo ha buzoneado un DVD sobrel el tema. Afortunadamente la charla sobre el SuperPuerto está en castellano, pero por desgracia ni veo como subirla a la red, ni la encuentro en la web municipal aunque se supone que también esta allí.

Resumiendo, ES FALSO que se vaya a TRASLADAR el Puerto de Pasajes fuera. Se va a AMPLIAR, ocupando la falda meridional de Jaizquibel como zona de almacenaje y creando una dársena en la ladera septentrional. Prácticamente el núcleo urbano de Lezo quedará encajado dentro del puerto, a un lado el Puerto Interior y al otro los almacenes portuarios y zonas indrustriales.

Los beneficios economicos y creación de puestos de trabajo sólo se producirá durante la construcción, para las empresas construcctoras. Una vez construido,se acabó.

La charla dura casi media hora, el vecino de Lezo que haya recibido el DVD le recomiendo que lo vea, el que no tenga DVD, a ver si puede encontrarlo en www.lezo.net

Hay mucha información que la prensa omite.

Un saludo

PD: Alber, leí hace años "La conquista de Aquitania", muy bueno ;-)

Alber dijo...

No tenía ni idea de lo del DVD buzoneado. No obstante, está científicamente demostrado que si a cualquier cosa le añades la música de Benny Hill, se convierte inmediatamente en graciosa. Total, como lo van a hacer igual, al menos nos echamos unas risas...

Ah, y gracias por el piropo. Esos ingleses estaban locos :-)

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.