martes, 9 de septiembre de 2008

La próxima, sin manos

La triatleta Itsaso Leunda, 24 años, de Hernialde, andaba tan fina con la bici que la selección vasca de ciclismo la convocó para que ayudara a las más fuertes del equipo en el Campeonato de España del pasado domingo. A falta de cien kilómetros, Itsaso se metió en una escapada con otras seis corredoras. En un puerto a 38 kilómetros de meta, se fugó con la salmantina Fátima Blázquez. Y en el último kilómetro atacó a su compañera de escapada y se fue sola.

"Soy novata de verdad, no sé correr una carrera ciclista", dijo. "Miré hacia atrás y no la veía, pero tenía tanto miedo que hasta entrar en la meta no me vi ganadora. En los últimos metros no sabía si reír o llorar". Al cruzar la meta gritó y levantó una mano. "Es que todavía no sé andar en bici sin manos".

"Soy campeona de España pero no soy la mejor. Hay muchas ciclistas con más calidad y algún día me gustaría ser como ellas".

Yo ya me he hecho fan de la campeona que no sabe levantar las manos.



Foto: EFE

9 comentarios:

eresfea dijo...

Grandioso.
Fdo.: el fan 2.

Por cierto la historia me recuerda a la del corredor que hace poco ganó una prueba en San Francisco. Era un vasco de vacaciones que dejó a su mujer en el hotel y salió a correr por la mañana. Y cuando llevaba un buen rato se sumó a la prueba y ganó.
Desternillante:
http://www.diariovasco.com/20080904/tolosa-goierri/campeon-pretenderlo-20080904.html

Ander Izagirre dijo...

Ostras, eresfea, cómo me he reído con la historia. Entre tantas perlas, su declaración final: "Los demás debían de ser unos matracos, porque para ganarles yo...".

Paco Sánchez dijo...

Los vascos es que hasta sin querer ganáis. Buena historia

Ander Izagirre dijo...

Acaban de entrevistar a Itsaso Leunda en Euskadi Irratia. Ha contado que hace unas semanas sus compañeras de entrenamiento le tomaban el pelo porque no sabía soltar las manos y le decían que practicara por si alguna vez ganaba alguna carrera. "Pero yo pensaba que tendría más tiempo para practicar", ha dicho.

LUISGUI dijo...

También hay que decir que los ciclistas tampoco son especialmente originales al celebrar las victorias, salvo honrosas excepciones como Juan A. Flecha, que siempre dispara su apellido con su arco imaginario porque los demás... La fantasmada de Contador del disparo con la pistolita me parece una gilipollez, la verdad.
Todos los años antes de la Quebrantahuesos me suelo pensar una celebación para cuando voy a cruzar la meta, pero luego llego tan reventao que ni me acuerdo de hacerla. A ver qué se nos ocurre para 2009... ¿te animas Ander?

Ander Izagirre dijo...

En general, esos teatrillos sobreactuados de las celebraciones me parecen de muy mal gusto. Me parece fenomenal que los ciclistas levanten los brazos, es una explosión de alegría, pero todas esas chulerías de tiritos al aire, golpeteos gorilescos en el pecho y no digamos nada de los bailoteos de los futbolistas, son puro exhibicionismo y a veces un desprecio a los rivales. Escribí una cosica sobre esto, Luisgui.

La primera y última vez que hice la Quebrantahuesos (¡nunca mais!) sí que hice una celebración especial nada más cruzar la meta: me metí cuatro platos de macarrones consecutivos entre pecho y espalda. Llegué pajarete.

Sergio dijo...

Hombre, el ciclismo ha sido siempre una cosa sobria, alejada de aspavientos. No me imagino a induráin haciendo el caballito (sobre la rueda trasera o delantera) al llegar a meta, tampoco ponerse a bailar después de 200 km con escapada incluida.
Lo de soltar las manos tiene parte de exhibición de publicidad en el maillot, parte de alivio lumbar.

PD Ander, ¿cómo pones los link en los comentarios?

IMANOL dijo...

Es de Hernialde, casuén!, no levanta las manos porqué no usa desodorante.

Marc Roig Tió dijo...

¿Y qué te pareció la que se montó con las celebraciones de Usaín Bolt? Fredricks contestó a Jack Rogge que cuando alguien corre los 100m en 9"69 puede celebrarlo como le venga en gana.

Enhorabuna para la triatleta; espero que no se presente en la Behobia de este año, que es capaz de ganarme!!!

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.