sábado, 29 de marzo de 2008

Ruinas de Londres y Buenos Aires

En Guipúzcoa se contaban más de cien caseríos bautizados con nombres de lugares remotos. Hay (o había) caseríos llamados Caracas, Habana, Gibraltar, Tetuán, Tánger, Argel (Argel-haundi, Argel-txiki y Argel-etxeberri), Túniz, París, Rodas, Sebastopol, Alejandría, Esparta, Ebro, Toledo, Algarbe o Madriltxo. El más repetido era nada menos que Babilonia: al menos seis caseríos se llamaban así (hoy en día existen caseríos Babilonia en Oiartzun, Usurbil y Albiztur). Aquí hay materia prima para un reportaje.

Esta mañana caminaba por las laderas de Mitxitxola -una pequeña cumbre herbosa del monte Jaizkibel- cuando me he topado con las ruinas de Londres.




(Foto 1: Londres en ruinas. Foto 2: cumbre de Mitxitxola -con un ovni de arenisca posado en la cumbre- vista desde la cocina de Londres).

Entre las ruinas aparece una placa metálica, colocada en 2005 por los miembros de la asociación cultural y deportiva Itsas Mendi, que recoge los versos que un tal Ikur dedicó al caserío en 1933.

Toki berexi baten daukagu / Londres baserri ederra / baserri au egin zanean / non ote zegoan euzkera /andre alargun baten gañ / bertako gora bera / esne arrantza ta berdura / badarki aski saltzera.

(Traducido a botepronto, sin respetar rimas ni métrica: "El hermoso caserío de Londres se levanta en un sitio peculiar. Cuando se construyó este caserío, dónde estaría el euskera. Una viuda se encarga de hacer las tareas. Trae leche, pescado y verduras para vender).

Más adelante, en una pradera asomada a los acantilados de Grankanto, me he encontrado con las ruinas de Buenos Aires (un caserío al que también llamaban Bonazaitza), mucho más antiguas y casi desaparecidas.



Aquí también hay otra placa metálica con versos, esta vez compuestos en el mismo 2005 -cuando colocaron la placa- por un tal Joseba:

Hemeretzigarren gizaldian / betirako txikitua / Bonazaitza baserriak ez du / berriz emango fruitua / Gerretan ohikoa den bezala / edozein antzutua / Bonazaitza erreka, eutsi! / inguru hau piztua.

(A botepronto: "Destruido para siempre en el siglo diecinueve, el caserío Bonazaitza no volverá a dar fruto. Como ocurre en las guerras, todo queda esterilizado. Arroyo de Bonazaitza, mantén con vida este rincón").

Gugleando un poco he leído que estos caseríos costeros fueron expropiados por el Ejército, cuando militarizó las laderas de Jaizkibel (y las quemó unas cuantas veces durante sus maniobras). No tengo más fuentes para regar el reportaje. Esta mañana he preguntado a la guardiana del lugar -la de la foto- si realmente hubo alguna guerra, como dicen los versos, y quién destruyó Buenos Aires. La guardiana ha rumiado un poco la respuesta y me ha dicho: ¡Maaaaaa!

9 comentarios:

Paco Sánchez dijo...

En Galicia, sin embargo, hay miles de bares con esos nombres. Muchos de ellos, también llenos de ruinas.

J. dijo...

Dan ganas de dicbujar el Mapamundi de Guipúzcoa.

Paco, los bares de Galicia son bastiones del surrealismo.

leitzaran dijo...

La foto desde la cocina. Es también un poco la foto de la cocina. Vidas enteras que han pasado por ella. Seguro que sus baldas tuvieron cenefas de adorno, y que la etxekoandre ponía en la cocina algo más de calor que el del propio hogar (cocina económica en los últimos tiempos). Siempre que se entra en las ruinas de un caserío hay que entrecerrar los ojos y devolverle la vida.

IMANOL dijo...

Menos mal que la guardiana no te ha dicho: Paaaaaaaaaa.......

eresfea dijo...

Brillante.
Esto no es de explorador, es de guía (tu me entiendes...).

Nahum dijo...

Cierto, J.

Abajo con el mapamundi de Bilbao y bienvenidos al de Guipúzcoa.

Pa que luego digan, cagüensós.

eresfea dijo...

tú.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Deberías explicarnos cómo te documentas.

Ander Izagirre dijo...

¿Cómo me he documentado en este caso? Ya ves que no hay mucho trabajo, esto sólo sería el primer grumo de un posible reportaje.

Pues nada: un paseo por el monte, unas placas metálicas encontradas junto a las ruinas y el recuerdo de algo que leí en un libro llamado "Mil noticias insólitas del país de los vascos" (ahí decía lo de los más de cien caseríos guipuzcoanos con nombres exóticos). Después gugleé en busca de algunos de esos nombres de caseríos y ya está.

Respecto a la declaración de la guardiana de Buenos Aires, confieso que está un poco tergiversada. Dijo más bien "meeeee", pero me pareció que podía sonar ofensivo.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.