sábado, 13 de septiembre de 2008

Me han colgado de un árbol

El doctor V., nuestro espía en Durango, me envía este informe:

"Hoy hago un poco de Perec y paso a inventariar la plaza Monago Torre de Durango. Un coche negro. Un coche azul. Un coche verde. Un contenedor de basura. Una palmera pequeña e inmóvil rodeada de flores. Los muros del colegio Jesuitas, con una alumna en una de sus ventanas. Un árbol con papeles pegados en el tronco.



El oficio de espía -y lo mucho que aprendimos de Peter- hace que camine hasta el árbol de la plaza con la intención de leer lo que dicen esos papeles. ¡Y ahí te encuentro, Anderroski, menuda sorpresa! Me da un pequeño ataque de risa y una señora me mira raro. Después vuelvo a casa rápido y bajo otra vez a la calle con mi cámara de fotos.



La imagen 2 muestra la fotocopia de uno de los artículos que escribiste el año pasado en El Diario Vasco, el titulado "Las raíces de una vida". Alguien en Durango se ha tomado el trabajo de fotocopiar el periódico, bajar a la plaza, pegar tu artículo en un árbol con un montón de cinta adhesiva y desaparecer sin dejar rastro.

Sigo investigando: bajo el artículo hay una fotografía de algo parecido a una escultura. Imagino que debe de ser alguno de los trabajos en madera del señor del que hablas en el reportaje. Pero aún hay más: bajo la imagen, un cartelito que dice "Se hacen trabajos de carpintería en general".
Yo creo que ni Marcel Duchamp fue capaz de algo tan completo: árbol-papel-escultura-trabajos de madera "en general".

Toma ya. Te diré que la plaza Monago Torre es una de las más "leídas" de Durango, pues está al lado del colegio Jesuitas y en esos bancos que hay alrededor de la palmera se sienta la chavalería antes y después de las clases. Y digo yo que por lo menos se acercarán al árbol para ver qué dicen esos papeles.

¿Te habían publicado alguna vez en un árbol? Pues a partir de ahora ya puedes decir que sí.

Yo titularía todo esto con un WANTED de los de las películas de vaqueros, pues has tenido el privilegio de que alguien en Durango te haya colgado de un tronco.

Ander Izagirre, famoso en la plaza Monago Torre. Por lo menos hasta que las lluvias de otoño se lleven el papel a los bajos fondos del pueblo".

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Ahora grabas en la corteza del árbol un corazón, una flecha y los nombres de Marina y/o Alla y ya estás en la inmortalidad. Ander txapeldun.

LUISGUI dijo...

Hay una cosa que no cuadra. Bien que un tipo que trabaja la madera se promocione de esa forma, bien que lo haga en su medio natural y con todos los medios a su alcance. Pero me sorprende que un experto maderero o cuelgue sus cosas de un árbol con cello tranparente y dándole la vuelta al árbol con lo poco que agarra. Cuando menos cinta de ambalar bien resistente.

Pero esto nos sirve para comprobar hasta dónde es capaz de llegar nuestro trabajo, por muy insignificante que nos parezca.

Sergio dijo...

Del título deduje que se había producido un linchamiento pero, como en esas películas que empiezan por el final, al estar leyéndote supe que te habías salvado.¡Qué susto!

Sin embargo, la entrada tiene todos los visos de describir una quema en la hoguera, posiblemente por brujería.

Atado a un poste, en una plaza pública, con niños mirando el espectáculo, con ramas colocadas debajo, cerca de un colegio (fuego más que posible al terminar las clases), Jesuitas de por medio,...

Respecto a si eras culpable o no de brujería, basta con leer tu artículo para saber que eso no lo puede escribir un ser humano normal; que seas ángel o demonio es cuestión para discusiones en el Intza, caña en mano.

Ander Izagirre dijo...

Luisgui, tienes razón. ¡Hasta dónde puede llegar nuestro trabajo! En este caso, hasta la plaza Monago Torre de Durango. Casi nada.

Explicaré que a este hombre lo conocí precisamente porque en una carretera vizcaína encontré una extraña escultura formada por maderas, hierros y un montón de fotocopias de reportajes que le habían hecho. Juan también es un artesano del marketing.

Sergio, también te doy la razón: hay cosas de este oficio que rozan la brujería. Sobre todo algunos jefes y editores, pero no me refería a eso. Que no tarde demasiado la siguiente caña.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.