miércoles, 17 de septiembre de 2008

Ya vienen los roncaleses

Con las primeras luces del 18 de septiembre, varias docenas de pastores y miles de ovejas se juntan en El Paso, cerca de Carcastillo. Han caminado cinco, seis o siete jornadas desde los valles pirenaicos de Roncal y Salazar y esperan a que el cabo de Guardas -o la autoridad de turno- pegue un tiro al aire con la carabina para anunciar la apertura de las Bardenas. Después los rebaños empiezan a entrar en esta inmensa estepa, donde pastarán hasta principios de mayo, como bien dice la jota:

A la Bardena del Rey
ya vienen los roncaleses
a comer migas con sebo
por lo menos siete meses.

Y para allá vamos nosotros: una cuadrilla de parados, funcionarios y autónomos relajados, dispuestos a pasar el miércoles y el jueves barzoneando por montañas, valles y estepas de Navarra, con la única condición de estar el jueves a las 8 de la mañana en El Paso. A última hora se han incorporado a la expedición una madre y una tía (ambas superan los 60 tacos y llevan más marcha que todos los treintañeros juntos). El campamento nocturno lo formarán una furgoneta melonera de 18 años -la mía-, un elegante Mercedes de 27 años -el de Josema- y cuatro tiendas de campaña.

Además de ver la entrada de los rebaños a Las Bardenas, tengo un interés especial en encontrar a José Antonio Ballent, que no es roncalés sino salacenco.


A José Antonio lo conocimos Josema y yo a finales de abril de 2006 en las primeras etapas de Vespaña, cuando le faltaban pocos días para echar a andar hacia los Pirineos. Nos cruzamos con él, nos saludamos y estuvimos de cháchara más de una hora. Escribí un perfil suyo. He fotocopiado el texto, lo he plastificado y me gustaría entregárselo el próximo jueves.

El penúltimo trashumante

José Antonio Ballent Urrutia lleva 53 años, desde los 14 hasta los 67, caminando con sus ovejas por una ruta prehistórica: de los Pirineos a las Bardenas en septiembre, de las Bardenas a los Pirineos en mayo. Ahora, cada vez más, las ovejas se quedan todo el año en las corralizas en lugar de subir a la montaña. Los pastores más pesimistas auguran que dentro de diez años nadie recorrerá las cañadas. Y el propio José Antonio, con dos prótesis en las rodillas, dice que ya no le quedan muchos viajes. Pero todavía se juntan cien mil ovejas en las Bardenas y todavía quedan motivos para que José Antonio cuide su rebaño todos los días: “Tengo que ayudar a mi hijo, que le ha cogido gusto al oficio”.

Podéis leer el perfil completo de Ballent, tal y como aparecerá en el libro Cuidadores de mundos (subtítulo del libro: El biógrafo de los pedruscos, el constructor de calaveras, el hombre de las doscientas fuentes y otras memorias vivas del País Vasco y Navarra). Publicaré el libro en noviembre con la editorial Altaïr.

7 comentarios:

desertora dijo...

¡Enhorabuena por ese subtítulo! Y, venga, por el resto del libro también.
Qué ganas de hincarle el diente...

Caravinagre dijo...

Muy bien todo y esas cosas, pero...

¿"plastificado"? ¿ein!
¿Qué pasa has cogido gusto a que te lean colgado de los árboles? ¿Lo quieres plantar en las bardenas? ¿colgarlo de una oveja y seguir la trashumancia? Mira que tienes vicios raros... ¡qué juentud! ¡menos mal que os acompañan las amatxos para poner un poco de cordura!

P.D.: Te debo una explicación pero no tengo tiempo ni para tomarme el té a las cinco. Enhorabuena por el subtítulo, me gusta mucho lo de "memorias vivas". Un abrazo y te escribo en breve, canalla.

Sergio dijo...

Otra noche más bajo las estrellas. Enhorabuena.

Erri-Berri dijo...

Son fiestas en Olite, el 'pobre de mí' es el viernes. Allí estaré a la noche, Ander, por si "un caso".

Además, estoy de enhorabuena, para tu colección de 'paisanajismo', viajero:


http://www.diariodenavarra.es/20080915/fiestas/un-emocionado-carlos-maranon-recibio-panuelo-honor-olite.html?not=2008091501335766&idnot=2008091501335766&dia=20080915&seccion=fiestas&seccion2=fiestas&chnl=50

los amarillos dijo...

Me dais mucha envidia. Espero ansioso unas diapos. Con partidita de Risk, of course

LUISGUI dijo...

Qué envidia poder escribir tanto y tan bien de lo que a uno le gusta...

Ander Izagirre dijo...

Erri-berri, muchísimas felicidades. Qué alegría, verte tan alegre. Ayer comimos en Olite y caímos en plenas fiestas, sin saberlo. Me acordé de ti, de tu ¿tío? que tenía un ¿estanco? Y hoy leo tu mensaje.

Sergio, la noche bardenera fue bajo las estrellas, bajo una luna inmensa... y bajo los vuelos atronadores de los cazas, que dieron vueltas y más vueltas hasta la medianoche. Por la mañana vimos cómo bombardeaban autobuses viejos. Menudo estruendo montan, pobres pastores.

Y un aviso para todos: este domingo, en Elizondo, la fiesta de los pastores americanos.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.