lunes, 3 de marzo de 2008

La blogosfera efervescente

Otras dos grandes noticias en la blogosfera:

1. Hace un mes hablábamos aquí de Paco, el mejor profesor de Periodismo que conozco y un artista pronunciando la palabra BOBO y machacando deltoides ajenos. A partir de ahora, podremos leerle en su nuevo blog: Vagón-bar.

2. No tuve la suerte de que Miguel Ángel Jimeno (MAJ) me diera clase, pero también he aprendido mucho de él. Durante su etapa como director de la revista Nuestro Tiempo se convirtió en mi editor-director favorito. Cuando escribo un reportaje, siempre peco de incontinencia y me acaban saliendo textos mucho más largos de lo pactado. Con Miguel Ángel ni siquiera pactábamos nada: yo me enrollaba todo lo que me salía de las narices y él acababa encajando el reportaje en la revista. El año pasado, al hilo de Vespaña, quedamos en que escribiría un reportaje con cuatro rutas por España. Cuando llevaba dos, le mandé un mensaje apurado: oye, MAJ, que sólo he escrito la mitad y ya llevo ocho folios. ¿Qué hago? ¿Corto? Pero me da pena cortar: ¿no podríamos dejarlo en dos rutas, y menciono las otras dos sólo de pasada? Miguel Ángel me respondió que escribiera todas las páginas que me diera la gana, con una sola -pero exigente- condición: que fueran buenas.


Esa actitud me venía fenomenal -porque así colocaba todas mis morcillas de punta a cabo- y a la vez me admiraba. Yo le hablaba a Miguel Ángel del miedo que tienen las revistas a los textos largos, de su obsesión por trocearlos y ofrecerlos en muchos recuadros y despieces, todo bien masticadito. Muchos editores parecen convencidos de que ya nadie es capaz de leer más de una página de tirón. Y publican revistas para hojear. Pero Miguel Ángel, a contracorriente, dirigía una revista que siempre ha sido y sigue siendo... para leer. Una cosa extraña, sí.

Miguel Ángel no sólo tiene fe en los lectores, sino que también la tiene en la prensa. Otra cosa extraña. Por eso, junto con Txema Díaz Dorronsoro, acaba de poner en marcha un blog titulado La buena prensa, en el que mostrarán ejemplos de periodismo excelente. Es fácil cazar errores, denunciar chapuzas y escandalizarse con las manipulaciones y los tejemanejes de la prensa, ya hay bastantes blogs que lo hacen -algunos muy trabajados y muy interesantes-; pero resulta mucho más difícil y más interesante recoger los aciertos, analizar las razones de esos aciertos y convencernos de esa frase con aires andresmontesianos que luce como subtítulo del blog: "Porque todos los días se publican páginas de buen periodismo".

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Millón de gracias, Ander, Menos mal que mi sucesor en NT también apuesta por la lectura. Y por los excelentes contadores como tú. Espero que el blog que acaba de nacer, poquito a poquito, ayude en algo a alguien. Un abrazote, MAJ

Paco dijo...

Iba a decir que ya no me haces ni caso, pero en realidad, ¿cuándo me lo has hecho? Menos mal que te dije el otro día que pararas.Claro que me lo merezco por saltarme tu cumpleaños.

alvarhillo dijo...

En realidad creo que no es una cuestión de textos largos o cortos. Si el texto es bueno y me atrapa no me importa que tenga seis páginas. Si es malo, hasta cuatro lineas son muchas.

J. dijo...

Pues habrá que leer. Más.

Nahum dijo...

"La buena prensa" dará mucho que hablar.

Sin duda.

En todo caso, lo original ahora va a ser no tener blog, jeje.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

¿Cómo se es el mejor profesor de periodismo que conoces tu o cualquiera?
Quiero aprender.

Ander Izagirre dijo...

Si pinchas en el primer enlace de este texto ("Paco"), saltarás a la entrada del 29 de enero. Ahí digo algunas cosas sobre por qué Paco fue mi mejor profesor. Te gustarán esos blogs, Lucía.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Ya leí y participé en su momento. Necesito más recetas.

Ander Izagirre dijo...

Seguro que tú conoces unas cuantas.

Anto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anto dijo...

Yo no conocí a Paco como profesor, pero sólo he oído cosas buenas de él, luego algo de verdad debes de llevar. Sí puedo corroborar que Miguel Ángel es un excelente profesor/editor/director o como quieras llamarlo. Además, se ajusta a la definición de Paco: es buena persona.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.