miércoles, 5 de marzo de 2008

Aquellos esquiadores revientanabos


Esta foto cumple hoy cien años. Son los primeros esquiadores vascos, en una excursión por Lekunberri el 5 de marzo de 1908 (entre ellos hay un noruego: el único que lleva guantes).

En 1906, el noruego Hafdan Mustad Heyerdahl se subió a una bici en San Sebastián y salió pedaleando en busca de un terreno que estuviera al borde de la carretera nacional y junto a un río. Lo encontró en Tolosa. Allí se levantó en 1907 una fábrica de la empresa Mustad, que vendía tornillos, clavos y anzuelos por toda Europa.

Los ingenieros y los técnicos noruegos que vinieron a Tolosa traían consigo los esquís. A finales de enero de 1908 cayó una nevada y Aimond Enebok, Albert Amundsen, Emil Pettersen, Bernt Topp y Hafdan Tollerud salieron del pueblo a buscar una rampa para hacer saltos. Un libro noruego de 1952, escrito por Jacob Vaage, lo relata así:

"Al lado de un caserío hicieron un trampolín y comenzaron a saltar. Los caseros vascos nunca habían visto semejante locura y se divirtieron mucho viendo saltar a los noruegos. Pero ocurrió que Bernt Topp sufrió una aparatosa caída, y metió un esquí y un brazo dentro de la nieve hasta la tierra sembrada. Los nabos salieron por el aire y un casero se enfureció. ¡Aquellos noruegos estropeaban su huerta! Les prohibió continuar los saltos y les mandó salir. Así terminó la primera exhibición de saltos de esquí en Tolosa".

A finales de febrero cayó otra nevada y el 2 de marzo los tolosarras Isaac López Mendizábal y José Eizaguirre salieron a esquiar por primera vez, dirigidos por Aimond Enebok. Tres días más tarde se les unieron otros tres amigos. Y estos son los que aparecen en la foto. De izquierda a derecha, Policarpo Elósegui (bisabuelo de nuestro amigo Luze), el noruego Aimond Enebok, Genaro Ruiz de Arcaute, José Eizaguirre, Ramón Irazusta e Isaac López Mendizábal.
En febrero de 1909 se fundó el Ski Club Tolosano y unos días después catorce de sus miembros participaron en un concurso internacional de saltos en la estación pirenaica de Eaux-Bonnes. El noruego Gustav Aas consiguió el segundo puesto y recibió un telegrama de felicitación del rey Alfonso XIII. El club desapareció en 1960.

***
Para celebrar el centenario del esquí vasco, una cuadrilla de tolosarras ha organizado varios actos.

-5 de marzo, a las 20.00, en el Ayuntamiento de Tolosa: "La historia del esquí vasco", por Francisco Tuduri, historiador, y Jesús María Azurza, antiguo socio del Ski Club.

-6 de marzo, a las 20.00, en el Ayuntamiento de Tolosa: "El esquí hoy en día", mesa redonda con Josu Iztueta (participante en expediciones de esquí), Mikel Troitiño (especialista en snow board), Joseba Ormazabal (campeón vasco de esquí) e Isabel Dumall (múltiple campeona de España de esquí de fondo y de triatlón blanco), moderada por el periodista Aitor Elduaien.

-7 de marzo, a las 21.00, en el hotel Ayestarán de Lekunberri: cena y encuentro de esquiadores de todas las épocas. Convocatoria abierta hasta 150 personas.

10 comentarios:

mòmo dijo...

Hace poco mi abuelo me contó su primera salida a esquiar. Como en Tolosa, en mi pueblo esto era una locura. Tengo las notas macerando.

Caravinagre dijo...

Y... 90 años después de que el noruego Hafdan Mustad Heyerdahl montase una fábrica de tornillos en Tolosa, unos de Tolosa se montaron en unos esquís y visitaron la vieja fábrica nodriza de tornillos en Noruega, camino de Cabo Norte, y esquiando durante meses por la última línea del norte del mapa de Europa.

Ander Izagirre dijo...

Mòmo, ¿cuándo fue la primera salida de tu abuelo? Por esos años del estreno tolosarra sólo había cuatro chalados esquiando en Guadarrama.

Caravinagre: pues sí, en 1998 los tolosarras (y otros no tolosarras pero cercanos) esquiaron cuatro meses para atravesar toda Escandinavia hasta el Cabo Norte. Entre ellos, Josu Iztueta, que en años anteriores también atravesó esquiando Groenlandia, Alaska, Laponia...

La locura viajera-montañera-deportiva de los tolosarras se explica por historias como la de la empresa noruega. A principios del siglo XX Tolosa era un pueblo con mucha vitalidad, con industria, buen nivel económico y con influencias extranjeras. Por ejemplo: el primer estadio con pista de atletismo que se construyó en España fue el tolosarra de Berazubi (1923).

Más curiosidades tolosarras: el 23 de mayo de 2001, Josu Iztueta estaba con la expedición Pangea en la orilla del mar Muerto (-416 metros, el punto más bajo de la superficie continental). Ese mismo día, la tolosarra Edurne Pasabán pisó la cumbre del Everest. Sin saber nada el uno del otro, dos tolosarras llegaron al punto más alto y más bajo del mundo el mismo día.

Y lo escuché la semana pasada en la radio: el pueblo guipuzcoano que más bateles presenta este año en los campeonatos de remo es... Tolosa (a 25 kms de la costa).

alvarhillo dijo...

Edurne pasaban, ¡que pedazo de montañera! esa muchacha es un portento.
Por otra parte, me encanta la historia de esa gente que salía a esquiar cuando era cosa de unos locos con dos tablas de madera atadas a los pies. Bien por esos tolosarras pioneros.

Ander Izagirre dijo...

Alvarhillo, te gustarán algunas de las anécdotas que contó el historiador Tuduri en la charla de ayer.

-El noruego Markus Kildal bajaba esquiando por la cuesta del Conde, en Tolosa. En sentido contrario subía una casera con un burro cargado de marmitas. Vio al esquiador y se llevó una impresión tremenda: no paró de santiguarse hasta que desapareció cuesta abajo.

-En 1927, un par de tolosarras hicieron esquiando la travesía desde Amezketa hasta el santuario de San Miguel de Aralar. Al pasar junto a la Casa del Guarda, el guarda se quedó asombrado al ver a dos personas deslizándose sobre tablas. Cuando le dijeron que iban a San Miguel, les preguntó si eran penitentes.

-Cuando los miembros del Ski Club Tolosano viajaron al concurso internacional de saltos de esquí de Eaux-Bonnes, en 1909, apenas habrían esquiado media docena de veces. Se asustaron al ver el nivel que había y los tolosarras se arrugaron. Parecía que sólo iban a participar los noruegos del grupo (uno de ellos, Aas, quedó segundo). Pero Isaac López Mendizábal se empeñó en que al menos un tolosarra debía participar, y se lanzó por el trampolín. No aparece en las clasificaciones del concurso... porque se pegó un trompazo espectacular. (López Mendizábal fue después una figura muy importante de la cultura vasca, especialmente en el exilio posterior a la guerra; entre otras cosas, fundó la editorial Ekin en Buenos Aires).

-A pesar del tortazo y de su posterior papel en la cultura, López Mendizábal también debería figurar como el primer participante en unos concursos internacionales del esquí.

-Y el primer campeonato oficial de esquí de toda España se celebró én 1910 en Berastegi, un pueblecito a mitad de camino entre Tolosa y la muga con Navarra. La competición de saltos de esquí se dividió en dos categorías: noruegos (ganó Tollerud) y locales (ganó Ruiz de Arcaute; López Mendizábal fue segundo).

Así que dentro de un par de años tocará conmemorar ese campeonato...

Caravinagre dijo...

Asombrosas hazañas.
Yo tengo algún librito de la editorial Ekin editado en Buenos Aires y las páginas son recias, amarillas y huelen a corcho viejo. Supongo que habrán estado pululando por alguna bodega o almacén hasta que aparecieron.

¿Primer campeonato de esquí en Berastegi? Asombroso también.

Ander Izagirre dijo...

De esos libritos de Ekin yo recuerdo la tipografía vasca, con esas letras rematadas por una especie de hinchazón redondeada... (iba a decir tumor). Son letras feas pero con un aire añejo.

Caravinagre dijo...

Oye... que es tipografía vasca. No son feas, jajaja.

Incluso algunos de esos tipos de letras están registradas, nacieron de un intento postmoderno (del s. XIX y principioos del XX) de rescatar una tipografía que tuviese un estilo vasco, en gran medida se tomó como modelo las tipografías de las estelas funerarias vascofrancesas. De hecho, Bilbao patentó un tipo de esas letras que evidentemente se llamó 'Bilbao' y es la que se utiliza en los rótulos de las calles.
Yo tengo un libro del escritor, político e historiados navarro Arturo Campión.

alvarhillo dijo...

Ander, graxias por compartir las anecdotas con los que estamos lejos, me han encantado.

Anónimo dijo...

La fábrica que levantó Mustad en Tolosa y los ánimos con los que la levantó duraron más que el Ski Club Tolosano. En 1993 pareció condenada a desaparecer, por el abandono empresarial de los socios, pero 35 tolosarras trabajadores de la fábrica dijeron que adelante, al futuro y se unieron en cooperativa. Así hoy Panelfisa puede presumir de tener 104 años, y a los 35 emprendedores se han sumado 50. Ya son 85, produciendo tornillos para automoción y electrodomésticos, y en los mercados internacionales más importantes: China, Polonia (el mayor inversor extranjero hoy en día en el Estado español), Chile, Cuba y Alemania (tiene mérito vender ferretería en Alemania y que cada vez vaya a mejor). Y con vocación de emprendedores como son, hace unos meses se acaban de unir a ner group, el grupo empresarial formado por organizaciones basadas en las personas con el Nuevo Estilo de Relaciones, NER. Les deseo lo mejor y otros 104 años por lo menos

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.