jueves, 3 de abril de 2008

¡Ya vuelven!


En la noche del 12 al 13 de agosto de 1912 se formó una galerna brutal a cincuenta millas de la costa vizcaína, justo donde faenaba la mayor parte de la flota pesquera del territorio. El temporal mandó a pique diecisiete barcos y murieron 143 marineros, cuyos cuerpos jamás se encontraron. De esos 143 muertos, 116 eran de Bermeo.

Este conjunto de esculturas mira al mar desde el puerto de Bermeo. Representan a la mujer de un marinero, sus dos hijos y su padre (el abuelo), una de tantas familias que durante siglos vivieron oteando el mar con angustia. La escena no corresponde a esa terrible galerna de 1912, porque el conjunto se titula "Badatoz!" (¡Ya vienen!) y aquella vez no volvió nadie.

En esta foto no sale la abuela, que está sentada al lado del abuelo y se tapa la boca con la mano en un gesto de miedo contenido. No sale la abuela porque así pude pillar el gesto del fondo (pinchad y se ampliará). Es una foto con eco.

10 comentarios:

Caravinagre dijo...

Magnífica. Me encantan las fotos con eco. Realmente es buena. Los de Bermeo siguen mirando igual al mar.

Abrazo.

IMANOL dijo...

Lo que cambián los tiempos, antes el abuelo encabezaba una familia, y ahora (ver eco) un maromo con niki camionero gafas de sol "village people".

Lucía Martínez Odriozola dijo...

No me imagino qué dimensiones pudo tener la tragedia en aquel Bermeo. ¡116 hombres! Probablemente más de uno por familia.

mòmo dijo...

A mí también me gustan las fotos con eco. Bermeo, otro sitio a donde ir.

Ander Izagirre dijo...

Ander Izagirre dijo...
Bien visto, Imanol, un evidente síntoma del deterioro de la raza.

Lucía, también me pregunto por las consecuencias del desastre en las vida de Bermeo. Además de las familias destrozadas y quizá arruinadas, el puerto se quedaría desolado. ¿Esas familias recibieron ayudas? Alfonso XIII estuvo en los funerales, no sé si el Estado ayudó con dinero. ¿Cómo se reconstruyó la flota pesquera? ¿Cómo fueron los siguientes años en el puerto de Bermeo, cómo se recuperó el pueblo? ¿Se arruinaron los armadores, pudieron reconstruir la flota, llegaron pescadores de fuera, los jóvenes del pueblo se fueron incorporando a los nuevos barcos? Hoy en día Bermeo tiene una de las principales flotas atuneras del mundo (¡en Bermeo se reúne la mitad de toda la flota atunera de la Unión Europea!, pescan en el Atlántico, el Pacífico y el Índico, hace unos años uno de esos barcos sufrió un ataque pirata en Somalia). Me gustaría conocer la etapa posterior al desastre, la de la reconstrucción.

alvarhillo dijo...

No conocía el hecho y me ha impresionado. He buscado un poco en la red y una de las noticias recalcaba que los muertos de Bermeo eran el 1 por ciento de la población y que dejaban más de sesenta viudas y más de 200 huerfanos. Debió de ser un hachazo brutal en el pueblo y como tú dices a mí tambien me gustaría saber como hizo Bermeo para levantar cabeza y remontar la industria de la pesca.
Tambien me he acordado de un dicho gallego que dice que hay tres tipos de personas. Los vivos, los muertos y los marineros.

J. dijo...

Pues sí, Ander. Hay una historia potente que contar de Bermeo.

La foto tiene fuerza.

Peliagudo el mar, en 1912 (cuatro meses antes se hundió el Titanic)

Lucía Martínez Odriozola dijo...

El 1% de la población y 200 huérfanos. Parece poco, ¿no? El 1% de Getxo, donde vivo por accidente, son 900 personas: el resultado de 15 malos años de violencia machista o de otros 40 años de terrorismo en este país.
Parece poco pero llamemos a las puertas de esas familias y preguntemos por el ausente, por quien nunca volvió. Se me cae el alma al suelo y maldigo la subjetividad de la cifras.
Quién fuera periodista para poder contarlo, ¿verdad, Ander?

Nahum dijo...

¿Tu próximo libro, Ander? El tema, desde luego, sería apasionante...

Paco Sancho dijo...

Mientras solo señalemos a los que nos importan... es que vamos bien.
(¿Por qué el dedo siempre es acusador o chivato y no defensor, por qué?)
"Badatoz!" debería ser siempre un grito de esperanza y nunca de angustia.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.