lunes, 14 de abril de 2008

Xoldokogaina


También me gustan los montes sosos. Los que no seducen a nadie, los que nunca escogeríamos para una excursión mañanera, los que no tienen leyendas ni tradiciones ni romerías ni ermitas, los que no presentan formas atractivas ni siluetas identificables, los que no pasan de ser una joroba anónima en el relieve.

Josema llevaba un par de meses obsesionado con una montañita redondeada que se ve desde la frontera de Behobia, justo al otro lado del Bidasoa, encima del pueblecito de Biriatou. Veíamos esa colina fea y pelada desde Jaizkibel, desde Hondarribia, desde Gaintxurizketa, y siempre decíamos: oye, pues es bastante grande, cómo se llamará, por dónde se subirá. Lo descubrimos en el mapa: Xoldokogaina, 486 metros. Que no son muchos metros, vale, pero es la última montaña del Pirineo antes de que la cordillera desaparezca bajo el Atlántico. O la primera que emerge. No es poco.

Este domingo fuimos en moto a Biriatou y echamos a andar hacia Xoldokogaina. Lo bueno de los montes sosos es que las expectativas son mínimas. Cuando bajábamos de regreso a la moto, después de un paseo relajadísimo de un par de horas, Josema preguntó: ¿nos ha dado lo que esperábamos? Respuesta simultánea: ¡mucho más!

En las laderas de Xoldokogaina vimos un potrillo recién nacido, tambaleante, y a la yegua con las patas traseras y la cola aún teñidas de sangre reciente y reluciente. Gracias al fuerte viento en contra, sorprendimos entre argomas a un par de perdices -si nuestra ignorancia ornitológica no nos confunde- que primero corretearon nerviosas hasta otra zona de arbustos y al final echaron a volar con un aleteo estruendoso. Y desde la amplia meseta de la cumbre vimos desde la infinita línea arenosa de las Landas hasta el lejano Udalaitz, en la muga con Vizcaya -qué minúsculo es el paisito-; y a nuestros pies, una panorámica Google Earth de la costa labortana, los últimos meandros del Bidasoa antes de desembocar en la bahía de Txingudi, las ciudades de Hondarribia, Irún y Hendaia, el gran lomo de saurio del monte Jaizkibel... No es mucho. Pero ya estamos pensando en el siguiente monte fácil, cercano y soso. ¿Onddi, Urdaburu, Igoin, Txoritokieta?

18 comentarios:

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Es más o menos lo que siento cada vez que hago una entrevista a esas mujeres desconocidas.

eresfea dijo...

Huy, huy... Os estáis afrancesando... (o franconavarrizando). ¿Perdices! ¡Qué hallazgo!

Manuel Ortiz dijo...

De chaval, me pateaba todos estos montes y algunos. Ahora, leyéndole, no se puede imaginar las cosas que me hace recordar.

Reciba un muy cordial saludo.

Manuel dijo...

(Se ha cortado el texto. Quise decir: "y algunos más".

Ander Izagirre dijo...

Un saludo, Manuel, bienvenido al blog. Me alegro por esos paseos de la memoria.

Eresfea: ¿es improbable que fueran perdices? Tenían un pico de color rojo muy vivo, el cuerpo pardo y unas franjas claras y oscuras en las alas... Busco la imagen de una perdiz en Google y diría que sí, que los dos pajarracos de Xoldokogaina eran clavaditos a las perdices. Soy un ignorante ornitológico.

Bajábamos entre argomas, con un viento en contra muy fuerte, y no debieron de oírnos. Las vimos a tres metros. Durante unos segundos no se dieron cuenta. Después corretearon hasta otra zona de arbustos. Y cuando nos acercamos otra vez, echaron a volar.

Jonathan dijo...

HOla Ander:

El Urdaburu no conozco pero el resto, aunque al Igoin no he subido hasta la cima, serán montes fáciles y cercanos, pero sosos...

Bueno sí desde el punto de vista montañero son algo sosos, pero desde el histórico tienen su gracia:

El Onddi-Onyi tiene varios megalitos a sus pies y en la cima, junto a los restos de una trinchera de las carlistadas.

El Igoin-Landarbaso, aparte de las famosas cuevas en un extremo, tienes varios dólmenes y si continuas hasta la otra punta de la sierra por Akola tienes algunos bastantes grandes.

En Txoritokieta, aparte del fuerte de la cima, hay un menhir cerca y varios dólmenes (sólo uno desenterrado) y algún horno calero entre este monte y San Marcos.

Un saludo

Jonathan dijo...

Por cierto, que no se dónde están exactamente, pero creo recordar que hay varios megalitos por Xoldokogaina.

Un saludo

Ander Izagirre dijo...

Saludos, Jonathan. Eso mismo iba a decirte, que en Xoldokogaina hay algún megalito, aunque no lo vimos. Conozco los dólmenes de Igoin y Onddi -hace años que fui a Igoin por Epelde y a Onddi desde Besabi- y coincido contigo: son paseos interesantes. Por ahí iban los tiros: hasta la excursión de apariencia más sosa te regala un par de detalles que hacen que merezca la pena. Por ejemplo, las vistas en picado desde el Onddi hacia el valle del Urumea.

insolente dijo...

las historias mínimas que esconden máximos placeres
por cierto, ¿no es árgomas?

Ander Izagirre dijo...

Insolente: yo siempre he dicho y leído "argomas" (en Google aparece 1.700 veces). Nunca había oído "árgomas" (aparece sólo 400 veces). Pero miro en el diccionario de la Academia y sí, tienes razón: ¡las árgomas son esdrújulas! Qué sorpresa.

Ya he aprendido argo más.

insolente dijo...

Y yo, pues siempre había escrito "brezo". Pero tengo cerca un diccionario...
Qué más dará la tilde. Tu blog es un estimulante, compañero.
Y lo que haces es tan difícil: acercarnos lo que, por cercano, no vemos (ya sabes, no es lo mismo mirar que ver).
Como diría un amigo, que es poeta, lo que has descrito es un "autorretrato con pájaros", sea del monte, sea tuyo.
hasta el 20

insolente dijo...

...y como autorretrato del monte no puede ser, pues...

eresfea dijo...

Son perdices por lo que cuentas... Qué emoción, Ander, no sabía que habían llegado hasta esos pagos.
No tardaron en levantar por el viento sur, sino porque tienen el nido ahí cerca, es tiempo de poner los huevos (con perdón) para las perdices.
Si encontraras el nido (dificilísimo, aunque lo ponen en el suelo), contarías nueve huevos, como poco.

Anónimo dijo...

Gracias. Son varias las montañas consideradas como la más occidental del Pirineo, o primera desde la vertiente cantábrica o atlántica: Xoldokogaina, Larrun, Jaizkibel y Peñas de Aya. Saludos

Anónimo dijo...

El monte más oriental de los Pirineos parece ser el Puig de Cervera o el Puig dels Bufadors (este último sobre el Cabo de Creus -Cap de Creus-). Saludos

Anónimo dijo...

En el pasado colocaron 602 mojones, hitos o pilonas en la pirenaica frontera entre España y Francia:
El más occidental, número 1, está en Txapitelako Harria (o Txapitelako arria o Chapitelaco-arria o Chapitelaco-eguia), cerca del puente de Endarlatsa (o Endarlatza o Endarlaza).
El más oriental, número 602, junto al citado Puig de Cervera, se localiza en la Cova Foradada (o Coba-foradada o coba foradada), junto a la Punta de l'Ocell.

Fuentes y más información:
http://www.ub.edu/gehc/pdf/Deslinde.pdf
http://www.tdx.cat/bitstream/handle/10803/69919/04.JCS_4de5.pdf?sequence=4
http://es.wikipedia.org/wiki/Frontera_entre_Espa%C3%B1a_y_Francia
http://www.barrabes.com/tienda/p-30337/ed.-el-mundo-pirineos-en-busca-hitos-fronterizos
http://www.diariovasco.com/v/20101205/tolosa-goierri/montaneros-mojones-20101205.html
http://www.ingeba.org/klasikoa/geografi/mug101/m001009.htm
http://www.lahaine.org/index.php?p=61125&lhsd=3
http://www.euskomedia.org/aunamendi/53912#2
http://www.euskomedia.org/galeria/A_23580
http://www.euskomedia.org/aunamendi/132746
http://www.mendikat.net/monte.php?numero=983
http://www.mendikat.net/monte.php?numero=1432es

Estaría bien que alguien colgara fotos de estos mojones, especialmente del número 1 (las enlazadas son en blanco y negro y no se ve bien el hito en ellas) y del 602 (no parece haber ninguna en la WWW: hace falta barca y meterse en una cueva ... A ver quién se anima).

Anónimo dijo...

En http://www.mojonesdelospirineos.com podéis ver fotos de las mugas fronterizas de los Pirineos.
Saludos

Anónimo dijo...

Gran sorpresa: En el mapa Topográfico Nacional de España 1:25.000 Ventas de Irún 65-1, bajando de la cunmbre de "Txoldokogagna" hacia Biriatou, o sea hacia el NO, hay una roca con el nombre "Rocher des perdrix". También aparece en la Carte de randonnée 1/25000 Hendaye St-Jean-de-Luz 1245 OT. O sea que las perdices han estado siempre ahí.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.