lunes, 7 de enero de 2008

Olentzero puesto a secar

Olentzero 65%, Reyes Magos 60%. Victoria ajustada para el carbonero, según el Gabinete de Prospección Sociológica del Gobierno Vasco, una jacarandosa institución que cree que "en función de quién trae los regalos en Navidad se pueden conocer diversas formas de pensar y vivir las fiestas".

Mucho más atrás quedan el amigo invisible (13%) y un Papá Noel muy lejano (7%), aunque el barbudo nórdico está en auge y es "especialmente requerido por los inmigrantes" (muy fino eso de "requerido"). Pero para estos sociólogos eminentes el gozne de las dos Euskadis se sitúa justo en la actitud ante Olentzero. Quienes piden sus regalos al carbonero "se sienten predominantemente vascos, nativos, simpatizantes de EHAK o Aralar, van a los desfiles de Olentzero, suben al monte en Nochevieja o Año Nuevo, saben hablar euskera, consumen intxaur-saltsa, residen en municipios pequeños y se declaran de izquierda». Por el contrario, quienes no recurren a él "son inmigrantes, no hablan euskera, se sienten tanto vascos como españoles o predominantemente españoles, mayores de 64 años, simpatizan con el PP o el PSE, van a misa en Navidad, se sienten de derechas y viven en capitales".

No sé dónde están los votantes del PNV, supongo que entretenidos abriendo tanto los regalos del Olentzero independentista y progre como los de los Reyes Magos españolistas y carcas, tal y como hace la mayoría de las familias. Recuerdo que el tanteador es 65-60-13-7: eso da bastante más que 100%. Es decir, todo el mundo se apunta a los regalos y las compras a cascoporro, no una sino dos o tres veces, ya sea el 24 de diciembre, el 31 de diciembre, el 6 de enero, el 14 de febrero o el 19 de marzo, ya los traiga Olentzero, Papá Noel, los Reyes o Isabel Gemio. Me extraña que el fino bisturí de estos sociólogos no haya detectado la conclusión más evidente: nuestra patria común es el corteinglés.

Y así, en un dichoso fenómeno de hermanamiento, tanto los izquierdosos devoradores de intxaur-saltsa como los derechones beatos dejan de colgar banderas en los balcones y se dedican con entusiasmo a colgar olentzeros y papanoeles, cada vez más olentzeros y papanoeles, en un sano ambiente de armonía y respeto. Lo malo es que muchos aún no nos hemos acostumbrado a estos muñecos siniestros, que en calles con poca luz pueden confundirse con un comando de albanokosovares trepando por las fachadas, y andamos de susto en susto.

Esta mañana, mi hermana Eli se ha asomado al patio para tender la colada y casi se le ha salido el corazón por la boca, cuando se ha encontrado con la terrible escena que veis en la foto: primero ha pensado que el vecino del cuarto, víctima de alguna depresión posnavideña, había decidido volar entre los tendederos. Ahora, pasado el susto, pensamos que no ha sido tan grave: el vecino habrá descubierto que padece alergia a la intxaur-saltsa o de repente ha decidido votar al PP, y habrá arrojado al carbonero por la ventana. O ya, lo más sensato: vamos a pedir a los del segundo, esos nativos que suben a la montaña en Año Nuevo, que avisen cuando vayan a tender en el patio al pobre Olentzero.

10 comentarios:

sintomático dijo...

Papanoleles y olentzeros colgados en facha-das.

¡Qué pesadilla!

alvarhillo dijo...

Aquí en la provincia, en el pueblo de Alcoi, de unas años a esta parte se han empezado
a colgar los llamados "negres"que son unos pajes negros, tocados con un fez que en la cabalgata de reyes y armados de largas escaleras reparten los regalos en la zona donde transcurre la cabalgata(es decir, la más pudiente)o sea, representante del más bajo lumpen proletario y ademas emigrante.
Aquí en la comunidad del ínclito Zaplaneitor, la clase política no se anda con zarandajas patriotas. Los pobres(y emigratas)a currar y los ricos a recibir regalos.
Viva el Corte Inglés
http://bp1.blogger.com/_TcgdwZxWjdA/R26SDXSY7FI/AAAAAAAAAMg/HzCmKVifoX8/s1600-h/DSC02731.JPG

Y este es el de los regalos a los ricos.
http://www.elpais.com/articulo/espana/millones/Nino/imputado/Fabra/elpepuesp/20080107elpepinac_21/Tes

Ander Izagirre dijo...

Ya he visto la foto, Alvarhillo, y me extraña que todavía nadie haya pegado un tiro a un negre en legítima defensa.

wolframio dijo...

Nuestra patria común, el Corte Inglés... ¡qué bueno! Y sin duda, al del 4º, tenéis que darle un toque o toke, que el tendedero es un sitio muy serio.

mòmo dijo...

Pues no es poco el susto que me has dado a mí. Si en la guardería Joana le dio un beso al carbonero y recibió de buena gana su regalo, ¿es que se siente predominantemente vasca, nativa, simpatizante de EHAK o Aralar, sube al monte en Nochevieja o Año Nuevo, sabe hablar euskera, consume intxaur-saltsa (¿qué será será?), reside en un municipio pequeño (esto sí) y se declara de izquierda?
¡Madre! ¡Y yo sin enterarme!

Paco Sancho dijo...

Los del GPS del Gobierno Vasco están muy bien orientados. Estoooo, ¿cobran por lo que hacen?

Caravinagre dijo...

El mayor descubrimiento debería ser ese: que la patria común es El Corte Inglés y a partir de ahí disertar todo lo que se quiera.

Me cuesta creer que de verdad según a quién pidan los regalos unas familias u otras se saca alguna conclusión. Y lo que es peor, que las conclusiones a las que han llegado unos sociólogos sean eso que entrecomillas, Ander. Me parece una sarta de topicazos. Es más, me parece tan rocambolesco que es digno y se merece un skeecht en ‘Vaya Semanita’. Y además, topicazos de los malos, me parece una mamarrachada.

Aunque bueno, no sólo los sociólogos del Gobierno Vasco tienen peligro. La web del ayuntamiento de Pamplona renovó su encuestilla semanal en Navidades y pensaron que era divertido tomar el pulso digital sobre a qué ser navideño pedían los regalos los pamploneses. Opciones: Olentzero, Reyes Magos, Papá Noel y Amigo invisible. Cuando Olentzero acaparaba las encuestas con más votos favorables que sus compañeros, recibieron en la web municipal un telefonazo del Kremlin pamplonés. Resonó al otro lado del audífono rojo la voz de la alcaldesa y ordenó que retirasen la encuesta con diligencia staliniana. También hay que aclarar que se debió correr la voz de la encuesta digital y se pidió el voto a favor del carbonero vía mail, aunque bueno, tras la exigencia municipal de fianzas previas para las cabalgatas de los barrios no es de extrañar. Recordemos, no obstante, que la cabalgata de Olentzero de Pamplona es la más antigua, cumplió 51 años en 2007.

En fin. No sé por qué se empeñan en zarandear a estos personajes. Al final acaban por no soportar la presión, como el carbonero de vuestro vecino.

Lucía Martínez Odriozola dijo...

Pues yo me he mondado de risa.

Y ahora resulta que si es cierto lo que dice caravinagre de que la cabalgata de Olentzero en Pamplona ha cumplido 51 años, resulta que no es que los vascos ambicionen Navarra, sino que estos nos colonizaron a nosotros, porque sé cuándo se celebró el primer desfile de Olentzero en mi pueblo. Sería 1978 o así, y los vecinos nos miraban pasar como se mira hoy a los mormones que cantan el mericrismas delante de El Corte Inglés.

Caravinagre dijo...

Lucía, totalmente verídico.
La Escolanía de San Antonio promovió esta actividad ya en 1956 en Pamplona, aunque no fue hasta la Nochebuena de 1957 cuando el Gobernador Civil la autorizó. Partió el séquito del carbonero navarro bajo el nombre de "caravana religioso-festiva vasco-navarra del Olentzero".

La cabalgata estaba formada en aquella Nochebuena de 1957 por la Jaiotza (nacimiento viviente), una carreta de bueyes, los dantzaris municipales, el coro de San Antonio, las bandas de txistularis, y los cuestadores de donativos. Así la de Pamplona fue la primera procesión olentzeriana moderna.

Aunque la tradición parece proceder de Lesaka y los pueblos limítrofes, donde desde hace siglos se celebraba en Navidades la 'onen zaro' (la época de las cosas buenas) y los mozos del pueblo iban de puerta en puerta pidiendo un aguinaldo para un amigo tripudo (un muñeco de trapo)que portaban con ellos. Así a un muñeco más elaborado y más gordo mejores regalos recibían y así... con muchos cambios, hasta la terraza de los Izagirre.

eresfea dijo...

¡Bien por ese vecino! Yo, republicano a muerte, apuesto por los Reyes Magos. Tiene su lógica: donde estén los magos que se quiten todos los reyes reales, valga la redundancia.
Seré agresivo: siempre que paso junto a Areso (Navarra) tengo un recuerdo emocionado para ese comando de la Guardia Civil que secuestró el muñeco del Olentzero del pueblo. ¡Ahí está, con un par!
(Imaginad el operativo...).
Al lado del despliegue del egregio cuerpo de la benemérrrrita, lo de tu vecino es un quítame de ahí esos pelos... Pero se agradece. Je.

P.D.: Últimamente voy con Gaspar, porque después del discurso zapaterístico que dio Melchor en la TVE1...

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.