viernes, 22 de febrero de 2008

Los pantalones que compré en la Patagonia... ¡txotxolo!

Es uno de los escritores de viajes más prestigiosos, le envidio el talento, la trayectoria y los millones, pero en los últimos tiempos he descubierto que existe una corriente secreta de lectores que lo detesta. Dejadme compartir esa manía clandestina con un par de ejemplos.

Así empieza uno de sus libros (el relato de un viaje alrededor del Mediterráneo):

"Dicen aquí, en Occidente, que no hay mucha diferencia entre los turistas y los simios. Sin embargo, en el peñón de Gibraltar vi juntos a turistas y simios y aprendí a distinguirlos".

Qué majo, ¿eh?

Unas páginas más adelante, el hombre viaja en autobús por la costa española. El autobús está lleno de viajeros impertinentes y garrulos que no dejan de molestarle. Una escena:

"-Por aquí está lleno de ingleses -me dijo mi vecino-. ¿Usted habla inglés?
-Sí.
-Sus pantalones no tienen bragueta -dijo.
No supe qué contestarle. Él sonreía. Le dije:
-¿Le molesta?
-Debe de resultar bastante incómodo, ¿no?
Estoy en mi gran viaje en un autobús español, un día gris fuera de temporada, no me meto con nadie, y tiene que venir este viejo imbécil, empeñado en sentarse a mi lado, a decirme que los pantalones que compré en la Patagonia no tienen bragueta. Yo no buscaba una cosa así".

En euskera hay una palabra redonda para alguien así: ¡txotxolo!

(Del diccionario del euskera de Eibar. TXOTXOLO: tonto; bobo; insustancial; majadero; necio; pedante; cursi; imbécil; lelo; memo; casquivano).

13 comentarios:

Xabi dijo...

Ya siento mi ignorancia, pero, ¿su nombre es? Es para poder terminar la frase "meagüen xxxxxxxxxx" ;-)

Qué majo, supermajo, un amigo, una gozada ;-) (me acabo de tomar mi dosis de badiolina diaria).

Ander Izagirre dijo...

Pista: las primeras dos letras de TXotxolo corresponden con la primera y la última letra de su apellido. Alguien acertará seguro...

Xabi, en la contraportada de la revista El País Semanal venía el anuncio de una crema que se llamaba -lo prometo- NeoVadiol. ¡Para los trastornos morfológicos del rostro! Busca, busca en gugle.

Y vaya kale me hiciste el día del Las Palmas... Yo que iba preparado para decirte que uno de mis recuerdos de Atotxa eran las goleadas al Las Palmas, que iban a caer cuatro... Se lo tuve que decir a la pareja de al lado. Supermajos.

JM dijo...

Desde luego, no me suena el tipo para nada, pero sin lugar a dudas es, como se dice en mi pueblo, un tontol'pijo...

Por cierto, aprovecho para recomendarte un libro:Ian Hacking, Mad Travelers. Va sobre un tipo francés que sufría un tipo de locura. Sufría ataques en los que se veía obligado a andar de forma compulsiva, muchas veces sin saber quién era. Había días que andaba hasta 70 kilómetros... y llegó andando, desde Burdeos, hasta, si no recuerdo mal, Mongolia... Por otra parte, su médico fue un pionero de la bicicleta...

Tengo la sospecha de que ese libro te va a gustar... ;)

Paco Sancho dijo...

A mí me encanta un sinónimo para este caso (aunque no aparezca en el DRAE): tontolaba.

Lo que no entiendo es para qué viaja, si lo hace con esa mirada.

Arantxa dijo...

No me puedo resistir al post....es un petardo si señor! ya lo hemos hablado alguna vez...petulante tambien podría ser la palabra...

Me gustan los viajeros que permanecen detras de la realidad, no que pasan a primer plano: ej (nuestro amigo vs kapuscinski).

Gracias por las perlas....

Arantxa

Ander Izagirre dijo...

Arantxa, tú fuiste la guinda para este post. Me hizo gracia ese mail en el que me contabas que a tu padre le gustaba mucho este señor (si no me equivoco) pero que tú no lo soportabas. Yo una vez dije en público que me caía gordo, y enseguida se me acercó el editor de una revista de viajes para decirme en voz baja que a él también le parecía un chulo y un pesao. Alguien más me lo comentó otra vez... y ya se ve que el tío consigue cargar bastante a algunos de sus lectores.

Una de las cosas que más me admira de Kapuscinski es que sí habla de sí mismo (y lo hace de maravilla para transmitir el calor, los espasmos de la malaria, el miedo, el desconcierto...) pero lo hace sin desviar el foco de lo que verdaderamente importa: las historias de la gente que ha ido a conocer.

Ander Izagirre dijo...

Por cierto, ese libro de la vuelta al Mediterráneo lo dejé de leer al llegar a un punto de saturación. Ese punto se corresponde con este párrafo:

"En los pueblos más pequeños de España, Francia, Italia, Croacia, Grecia, Turquía, es decir, desde cualquier punto de la Europa mediterránea, salvo Albania, ahora se puede hacer una llamada telefónica directa desde cualquier teléfono público".

Lo escribió en 1995 (sí, sí, ¡el año 1995 después de Cristo! ¡Resulta que para esa época los europeos mediterráneos ya no llevaban taparrabos!).

gusiluz75 dijo...

¿Paul Theroux?
Anderiza, anderiza, ¡¡dime que he ganado una tiza!!!
¿Tengo premio o no?
¿Es él?
Si es así, no equivoqué mi camino cuando preparé las clases de Documentación, ja,ja.

Ander Izagirre dijo...

Bingo, Gusiluz. De premio, chocolate, turrón y bolitas de anís.

Paco Sancho dijo...

Antes de darse una vuelta por el Mediterráneo, el tontolaba debería darse un garbeo por el interior de su país. ¿O será que es el padre de la concursante?
http://www.overstream.net/view.php?oid=sgmutdmramaf

J. dijo...

Pues yo, con todo esto, me siento como un simio con bragueta. Y sin millones.

eresfea dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Ander. No sólo por su tono de superioridad, Theroux sólo funciona cuando lees de lugares que no conoces. Es un escritor de viajes para lectores no viajeros.

Ander Izagirre dijo...

Sólo funciona cuando lees de lugares que no conoces. No lo había pensado, Eresfea, pero es tal cual.

Y me hace pensar. Es una prueba dura, que te lea alguien que conoce el territorio (probablemente mejor que tú). Por eso es más fácil escribir sobre Yibuti, con cuatro paletadas exóticas resultonas, que sobre Ulía.

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.